¿Por qué las conversaciones sobre igualdad de género en el entorno laboral continúan más vigentes que nunca en 2021?

A pesar de los esfuerzos por lograr equidad en este contexto, aún hay una enorme disparidad en el tipo de posiciones que las mujeres ocupan dentro de las organizaciones. En todos los niveles,  desde entry-level hasta roles directivos.  

A continuación te invitamos a profundizar con nosotros en la relación entre liderazgo y mujeres en latinoamérica y el mundo

Por qué es importante la equidad de género en el entorno laboral

La igualdad de género en materia laboral implica garantizar que todas las personas tengan las mismas oportunidades y reciban la misma remuneración por el mismo trabajo

En papel, la desigualdad de género se lee como una lista interminable de estadísticas: 

  • Solo 22 países están liderados por jefas de estado. 
  • Globalmente, solo el 25% de las posiciones parlamentarias y el 21% de los ministerios están ocupados por mujeres.
  • Tan solo el 55% de las mujeres participan en el mercado laboral, frente al 78% de los hombres. 
  • Solo el 18% de las organizaciones a nivel mundial cuenta con directoras ejecutivas.
  • Las mujeres ocupan solo el 28% de los puestos directivos globalmente.
  • El 10% de las jóvenes de 15 a 24 años en el mundo son analfabetas. 

En la práctica, estas cifras no solo afectan a las personas de manera individual, sino que impactan en el crecimiento económico y dificultan el desarrollo a nivel global.

Por su parte, las organizaciones que promueven la igualdad y la diversidad ven un aumento en la productividad, una reducción en la tasa de rotación de personal, una mejora en la reputación de la organización y mayor compromiso y motivación en el equipo

Latinoamérica: las mujeres y las posiciones de liderazgo

Si bien con solo mirar las estadísticas globales podemos entender que las mujeres enfrentan una serie de dificultades a la hora de acceder a posiciones de liderazgo, es importante analizar algunas estadísticas específicas a la situación en el mercado laboral latinoamericano.

De acuerdo a un estudio regional realizado por Konzerta, el 45% de las mujeres asegura que tiene más dificultades que los hombres para acceder a altos cargos.

Esto se hace evidente al analizar los tipos de puestos que las mujeres latinoamericanas ocupan

Solo el 1% de las mujeres encuestadas ocupan posiciones directivas o de directoras ejecutivas, de finanzas, de información, de marketing o de tecnología, mientras que la gran mayoría, un 47% se desempeña en roles Junior, como asistentes o analistas

Adicionalmente, un 5% cumple funciones de pasante o trainee, un 10% se desempeña en oficios de diverso tipo, mientras que un 16% ocupa mandos medios o cargos gerenciales y un 21% es responsable de jefaturas en niveles de experiencia Senior. 

No obstante, el 75% de las mujeres encuestadas afirma que está entre sus objetivos profesionales  alcanzar puestos gerenciales o directivos 

Qué promueve la permanencia del techo de cristal 

A nivel mundial, una serie de razones como la desigualdad en las remuneraciones, la segregación profesional, la discriminación en los procesos de selección y la falta de acceso a licencias de maternidad y paternidad, impiden o dificultan la inserción de las mujeres en roles decisivos. 

Específicamente en latinoamérica, a través del estudio conducido por Konzerta, vemos que el 30% de las mujeres encuestadas siente que la falta de evolución en cuestiones de género dentro de la cultura empresarial es una de las principales situaciones que perpetúan la permanencia del techo de cristal. Otros motivos enlistados son: 

  • Existe mucha competencia en el mercado laboral (33%)
  • Hacen falta capacitaciones y políticas de género en Recursos Humanos (16%)
  • Los altos mandos en la industria en la que se desempeñan están dominados por los hombres (11%)
  • La exigencia es mayor para desempeñarse en el mismo puesto que un hombre (10%) 

 

Si quieres aprender más de otras mujeres en posiciones de liderazgo, te invitamos a ver el video incluido en nuestra nota Recurso + Humano: El nuevo rol de recursos humanos