¿Te llamaron para una entrevista de trabajo? ¡Felicidades! Ahora llegó el momento de prepararte para enfrentar todas las preguntas que tus potenciales empleadores con seguridad van a hacerte. 

Probablemente algunas de estas preguntas van a ser específicas al rol para el cual estás aplicando. Otras, en cambio, son preguntas frecuentes que suelen hacerse en cualquier entrevista, independientemente del puesto al que aspires.

Es importante que sepas que no hay una forma correcta o incorrecta de responder a estas preguntas. Quizás en esto radique su dificultad. Así que, ¿cómo hacerles frente? En esta nota exploramos algunas de las preguntas más difíciles que pueden hacerte en una entrevista y te damos algunos consejos para responderlas. ¡Te invitamos a invertir algo de tiempo en familiarizarte con ellas!

¿Por qué quieres dejar tu trabajo actual? o ¿por qué renunciaste a tu trabajo anterior? 

Esta es una de las preguntas más complicadas que pueden hacerte. También es una de las más comunes. Tu actitud ante esta pregunta puede ser muy reveladora para tu futuro empleador. Te recomendamos dos cosas: sé honesto y mantente positivo

En lugar de describir todo lo que te resultó insatisfactorio de tu rol, empresa o jefe anterior, puedes, por ejemplo, enfocarte en describir por qué el rol para el que te estás entrevistando es más adecuado para tus habilidades

También puedes explicar todas las razones tangibles por las que decidiste hacer un cambio en tu trayectoria profesional: si estás buscando un mejor puesto o ciertos beneficios.

Hacer énfasis en la emoción que te genera tomar nuevos desafíos, enumerar todo lo que aprendiste en tu experiencia laboral anterior o comentar lo que estás haciendo para mejorar tus habilidades también es una excelente idea. 

¿Por qué te despidieron de tu último empleo?

Una vez más, lo mejor que puedes hacer ante una pregunta tan intimidante, es ser honesto. Muy probablemente, tu entrevistador esté consciente de que un despido puede responder a muchas causas y, en general, esta situación no debería desvalorizarte como candidato. Aún así, es importante que demuestres ser abierto, estar dispuesto a responder la pregunta y que tu respuesta sea breve y concreta. 

En tu respuesta puedes aclarar brevemente cuál fue el tipo de despido. En el caso de un despido injustificado, puedes tomarte un momento para demostrar cómo superaste la situación, lo que aprendiste de ella o lo que agradeces de esta experiencia laboral. 

En el caso de un despido justificado, puedes elaborar con delicadeza el contexto de la situación, tomar la responsabilidad sobre tus acciones y errores, explicar en qué fallaste y demostrar qué harías diferente ahora. 

También es importante que menciones si, por ejemplo, hubo una razón de fuerza mayor o si la empresa cerró o bajó su productividad.  

¿Cuál fue la situación más desafiante que atravesaste?

Este tipo de preguntas implican una doble dificultad. Por una parte, en tu respuesta debes relatar un conflicto o situación real y convincente. Mentir no es una opción. Por la otra, tienes que evitar que tu relato exponga alguno de tus puntos más débiles. 

Además, con este tipo de pregunta, tu entrevistador busca saber cómo reaccionarías en una situación de conflicto. Entonces, ¿qué hacer?

Elige una anécdota que tenga un desenlace positivo. Idealmente, una circunstancia en la que hayas podido sobrellevar o solucionar un problema con éxito. La idea es destacar tus rasgos positivos y habilidades blandas como tu capacidad de trabajar en equipo o de liderar. 

 

¿Quieres empezar a buscar trabajo? ¡Entra a Konzerta y completa tu currículum! Miles de empresas están esperando tu talento.